¿Por qué soy actriz?

Crecí tras bambalinas y entre ensayos con mi madre interpretando ‘Bodas de sangre’; pero no fue hasta los 17 años, luego de haber incursionado en la danza y la televisión que tomé la decisión de ser actriz. A pesar del sacrificio, en esta profesión no existe la monotonía. Cada día te deja sorprender con algo nuevo. Al igual que los personajes, llenos de complejidades que te permiten vivir diferentes emociones y vidas.

Book

Videobook