¿Por qué soy actriz?

La primera vez que tuve conciencia de estar actuando fue a los 4 años, en el Auto de Navidad del colegio, vestida de pastorcilla con una falda naranja. Recuerdo esa excitación y tal vez desde entonces la voy buscando. Empecé temprano y lo intenté dejar pero no pude, así que debe ser que el veneno del teatro se me había metido en el cuerpo. Me gustaría que fueran mías las palabras de Alain Badiou: "El teatro sirve para orientarnos, y por eso, cuando se ha comprendido su uso no se puede prescindir de esa brújula".

Book

Videobook

En Inglés